Mis armas

Después de un largo tiempo de golpes me di cuenta de la frialdad que el ser humano puede llegar a tener con buen corazón. ¿Suena raro no? pensar en el hecho que un simple humano es capaz de destruir un sentimiento por múltiples razones: Miedo, pocos sueños, su corazón fue destruido, entre otros <<bueno>> algo en la existencia nos enseña a que nada es eterno en la vida, y que muchas personas llegan a tu vida para decir hola y adiós, y otras están para quedarse por muchos años, seguramente por mas de los te imaginas en la vida.

Cuando se conoce a alguien se llega a la máxima expresión humana de interés, empiezas a dejar de ser tu mismo y mágicamente ver a otros seres como algo único lleno de alegría por momentos, días, o locamente te enamoras, pero entregar el secreto de destruir un alma es un arma tan tentadora. Yo ilógicamente entrego esa arma a las personas, SIEMPRE, desde un inicio me doy a la tarea de que sepan como lastimarme,  y se preguntaran ¿Por qué? ¿Acaso mi cabeza esta loca? No y no, yo simplemente entrego el arma mas destructiva que tengo porque espero que llegue esa persona que mi cerebro y corazón cuando se unen construyen, un simple mortal que será capaz de valorar cada instante, cada segundo, cada milésima de cosa que comparte y que demuestra de alma que a pesar de tener todas las armas posibles, no destruye ni con lo mas mínimo,  y que cuado puff!!!! por poco destruye algún sentimiento, es capaz de darse cuenta y corregir su error.

Anuncios