Crecimiento, Fragmento, Poema

La risa del sueño

Soñar…. ¿Realmente soñamos o Simplemente creemos en los sueños?

En muchas ocasiones los sueños son la sensación de aquello que nos complementa, o simplemente, de las emociones que anhelamos. Los sueños que todos tenemos lo construimos con esmero, dedicación y en la mayoría de los casos con sacrificios.

Pero cuando amas, los sueños no son vagamente un anhelo, son una realidad que tenemos despiertos y que crecemos con ellos lentamente y con fuerza, los sueños pasan de ser la imaginación y se convierte en la esencia de una vida, una vida que posee dos corazones y que crecen al compás de los bailes y cantos triviales del alma.

Ahora, imaginen un corazón lleno de amor, cicatrices, caricias, valentía, carisma, tristeza y dolor, y se transforme en un palpito acelerado o en un ser que se encuentra con un choque de emociones tan explosivo que puede dañar momentos para siempre. Ese sentimiento duele pero te enseña, y sobre todo, llegas a la conclusión de que aquello que imaginaste jamás será un sueño.

BAS.

Anuncios
Poema, Reflexión

El silencio

Miradas profundas de hielo templado,
Vibrantes suspiros anhelando lo inalcanzable,
Mascaras ocultas en tu mirada,
Espectros que asombran con tan inmensas siluetas,
Muros transparentes cubiertos de bellas flores.

Solo tú,
Con tu magnifica presencia,
enmarcas la llegada de un nuevo cielo,
Pero tu silencio,
Opaca la sonrisa de mis labios ya destruidos.

BAS

Poema

Sonata de amor VI

No dejes, pues, sin destilar tu savia,
que la mano invernal tu estío borre:
aroma un frasco y antes que se esfume
enriquece un lugar con tu belleza.

No ha de ser una usura prohibida
la que alegra a quien paga de buen grado;
y tú debes dar vida a otro tú mismo,
feliz diez veces, si son diez por uno.

Más que ahora feliz fueras diez veces,
si diez veces, diez hijos te copiaran:
¿qué podría la muerte, si al partir

en tu posteridad siguieras vivo?
No te obstines, que es mucha tu hermosura
para darla a la muerte y los gusanos.

William Shakespeare